89. El corazón persiste.