57. La razón para no rendirme.