118. El devorador de recuerdos.